21.9.17

Carta de despedida

Cada despedida es una puerta que se cierra, y una nueva que se abre. Pero como esta vez no estoy segura de querer decirte adiós -y porque voy a extrañarte- es que decido salir por la ventana. Una puerta que no se abre, es todavía una oportunidad.

Voy a extrañarte. Vas a estar en cada nota de jazz que suene como un telón en el escenario de mi vida.

Y en cada tarde que salga a entrenar: después de buscar la música, sabiendo que vos tenés la tuya (la que te regalé), cuando ajuste los cordones de mis zapatillas antes de comenzar a correr, voy a recordar la imagen de tus piernas sobre las mías debajo de la mesa de algún bar. Aún cuando levante la vista para iniciar el trote y no estés, tus pies van a andar al ritmo de los míos. Aún separados, vamos por un mismo camino, al costado y con solo voltear, podremos vernos.

Voy a encontrarte entre las páginas de los libros, de los míos y de los que fueron tuyos. De esos que ahora desde la biblioteca me miran deambular en pijamas durante las noches de insomnio. Y no te irás jamás, lo prometo, de las poesías que te encontrarán como un motivo para nacer.

Vas a estar en la actuación coral de los grillos en verano que debajo de una parra o de una noche estrellada, marcarán el ritmo del vino desde una copa saboreándose en mi paladar. En cada botella por descorchar se me irán las oportunidades de compartirlas con vos, pero en un complot perfecto de recuerdo e imaginación, vas a hablarme con esa mirada que siempre dijo más que tus palabras.

Y ahora cuando cierre los ojos, sentada sobre un puente o al lado del río, el retrato de nuestra última noche será la imagen preferida de la culpa justificándose, por lo que hicimos pero peor aún, por lo que dejamos de hacer.

Te voy a extrañar, aún cuando sé que volveremos a hallarnos en algún pasaje de la vida… la vida que no se termina hasta que el último suspiro le gana al deseo. Y yo deseo seguir viva para encontrarte de nuevo, para reinventarnos. Mientras tanto, voy a extrañarte.

Cuidate por vos, por mí.
Buen viaje. Y muchos besos.
Sabri.

30.6.17

desmoronamiento

Se descascaran las heridas con el tiempo
y la costra es apenas un recuerdo
Lo más duro de la caída fue el aprendizaje
O el siguiente golpe en la cicatriz
Duelen las lágrimas que saben a añejo
que simbolizan la moraleja trunca
Volverán a levantarse los pies cansados
Dando pasos poco agigantados
Y repasando lecciones un tanto brutas

17.6.15

11.9.14

500 noches para una crisis

Pensabas en voz alta, y a veces seguís haciéndolo, cómo hago para que uno de mis músicos favoritos sea aquel que se asocia a esa parte de mi historia en donde todo fue más complejo de lo previsto. Me lo preguntás porque fue Gonzalo quien me hizo escuchar por primera vez esa voz ronca cantando, o más bien recitando con música de fondo, versos de desamor que ni 19 días y 500 noches alcanzarían a curar.

Y en verdad dejame aclararte en primer lugar, Mariela, mi querida amiga del alma, que tengo algunas dudas sobre quién fue el primero que me hizo escuchar las canciones del gallego con tanta atención. ¿Acaso no habrás sido vos en una de esas noches de delirio que solíamos montar como escenografía para el desgraciado guión que habíamos decidido actuar por aquellos años? O tal vez Pablito, ¿te acordás? A él también le gustaba escuchar a Joaquinito mientras preparaba unos mates para que acompañáramos, a medianoche, las ocurrencias de Dolina desde el Café Tortoni. Lo único que jamás entendí fue por qué Pablito te regaló ese CD a vos, si a la que quería conquistar era a mí. Pero bueno, de eso nos enteramos más tarde, porque mis ojos estaban puestos en Gonzalo y los suyos, en algún otro lugar que no era al lado mío. Todas cuestiones que no se predicen o imaginan, suceden. Debe ser, definitivamente, que hay alguien más escribiendo el camino, que hay un destino.

Lo cierto es que anoche fui al recital que este español vino a dar en el marco de su gira que se llama 500 noches para una crisis. Parece que 15 años después, al tipo le dio la nostalgia, algo que esta vez, a mí, me pasó por el costado. Tocó cada una de las canciones que están en ese CD que Pablito te regaló. Las mismas que en algunos versos conservan huellas de ese pasado que gustamos llamar como la época de Gonzalo. Y no sé por qué le damos tanto protagonismo a Gonzalo… todo lo que me pasó, lo trasciende a él y a la relación que tuvimos.

No sé boluda cómo hacés para seguir escuchando la música de este tipo con todo lo que significa, me decías. Yo ahora sí sé. Cuando salió al escenario hoy, lo entendí. Y cuando entré a casa y me topé con el silencio, lo confirmé. Un silencio que, años atrás hubiese sido el desgarrador testigo de la soledad. Y ahora, es paz.

¿Sabés lo que pasa Mariela? Que esa época fue una mierda, sí. Pasaron cosas y momentos feos. Pero también aprendí algo. No sé si fuiste vos, Gonzalo o Pablito con sus mates de medianoche en la calle Ituzaingó. Pero sí sé que mientras sucedía esa compleja trama en mi historia, paradójicamente, aprendía que cuanto más simple se escribe la vida, más fácil es leerla. Esta noche en el recital, entendí que puedo seguir escuchando a Joaquinito porque es el símbolo de un aprendizaje sobre la simplicidad para vivir.

Esta noche decidí tomar, en la compañía de tu presencia imaginaria, la copa de vino que tengo permitida. Destapé la última botella con la etiqueta del último libro que edité. Y de fondo sigue sonando esa música, la que Pablito te regaló con un mensaje que fue para las dos. Y además, se escucha atrás, el auténtico mensaje de las palabras finales de Gonzalo. Simplicidad Mariela, solo eso. Una premisa de vida que ya había aprendido de mis viejos, pero que, a medida que pasa el tiempo, olvido con más frecuencia. Simplicidad.

Esta noche entonces, te respondo: puedo seguir escuchando al gallego porque esas 500 noches para una crisis fueron necesarias, y suficientes. La felicidad es como la libertad, no admite interpretación. El amor, la cobardía, los celos, la pasión, el dolor… hay tanto que puede interpretarse. Pero la felicidad, como la libertad, no.

Esta noche soy feliz por esta libertad que encuentro en el reverso simple de la vida. Y lo comparto a la distancia con vos, brindando por toda la tinta que hicimos correr. Así, en compañía, valen la pena las 500 noches para una crisis.

17.7.14

nos vamos

La miro. A los ojos.
¿Vamos?, le digo.
Está acá, cerquita.
Pero vamos lejos.
Allá la encontraremos.

La miro. A los ojos.
¿Venís?, le digo.
Te necesito, conmigo.
Vamos a estar bien.
Tenemos oportunidades.

La miro. A los ojos.
Vamos ya, le digo.
Es hora de cambiar.
Sentir la vida ahora.
Ser felices de una vez.

La miro. A los ojos.
Ahí, reflejada en el espejo.
Esa imagen se parece a mí.
Entonces me miro.
Aunque está acá conmigo.

Voy a buscar la paz que necesito.

8.5.14

agradecida

Ella despertó con ganas de agradecer,
y convirtió los suspiros en gritos.
Las palabras se volvieron verbo,
y cada respiro fue una gota de vida.
La noche la encontró agradecida.

22.4.14

dejamos que me fuera

Podría decirte que fuiste vos
Que me dejaste ir
Que se te olvidó prestarme atención
Ni siquiera una mirada de reojo

Podría decirte que fui yo
Que me quise ir
Que se me olvidó pedirte algo de amor
Ni siquiera me ocupe de decírtelo

Pero en verdad fuimos los dos
Dejamos que me fuera
Y me voy porque nos descuidamos
Se nos olvidó no ceder a la pereza